El Palacio

El Palacio do Grilo es quizás diferente a todo lo demás en el mundo.

Y, por primera vez desde su construcción hace tres siglos, abre sus puertas.

Cenar, comer, beber, pasear por sus salones o jardines es vivir un reino dedicado a los sueños, el que un caprichoso duque afiliado a la familia real portuguesa había imaginado para sí mismo. Gracias a una intensa labor de investigación y creación, un puñado de intelectuales, arquitectos y artistas le permiten sumergirse en los secretos del inmenso escenario de este teatro viviente, donde todo juega con las reglas y las costumbres, la vida cotidiana y el día a día, la verosimilitud y la belleza, donde cada miembro del equipo es un actor o un intérprete, dispuesto a sorprenderle.

Adaptado a todos los públicos y a todas las edades, el Palacio acoge a todos los que acuden a él.